Una Canción, Una Historia: “Sunday Bloody Sunday” U2


“Sunday Bloody Sunday” es una canción de la famosa banda irlandesa U2 que fue publicada como single un 11 de Marzo del año 1983.

Esta canción pertenece a su aplaudido y muy comentado tercer disco, titulado “War”, que lanzó a la fama mundial a esta banda liderada por el cantante y pacifista (?) Bono, y que sería la previa de su joya máxima, el majestuoso The Joshua Tree. Este disco, que contó con la producción de Stephen Lillywhite, destaca por contener una lírica que toma un carácter político- social y reivindicativo, mezclando armonías de guitarras rabiosas y baterías cañeras como si fuera un desahogo constante del ser humano ante los problemas que azotan al mundo.

“Sunday Bloody Sunday” es de esas canciones valientes y acusativas que derrocha el disco, y quizás es el emblema eterno de la banda en su camaleónica postura social con el paso de los años. Bono, quien comparte la autoría de esta canción con a The Edge, siempre ha mencionado que no se trata “de una canción rebelde” sino que está ligada a la verdad de un trágico suceso que marcó con sangre a su país. El cantante se refiere al comentado episodio que vivió su natal Irlanda y que fue conocido en todo el mundo como “El Domingo sangriento”.

En la historia de ese país existen dos episodios bautizados con ese título. El primero data del año 1920, en plena Guerra Irlandesa de la Independencia, cuando aparecieron tropas británicas en medio de un partido de fútbol en el Croke Park. donde se enfrentaban combinados de Tipperary y Dublin, y sin piedad ametrallaron a los espectadores y jugadores en represalia por el asesinato de un grupo de agentes secretos británicos.
El segundo y también trágico “Domingo Sangriento” tuvo fecha el el 30 de enero de 1972, en Derry, Irlanda del Norte, donde un grupo de paracaidistas del ejercito británico asesinaron a 13 ciudadanos que participaban pacífcamente en una marcha por los derechos civiles. Específicamente sobre este último suceso es del que habla la mítica canción de U2.

Las letra de esta canción, escrita por el guitarrista David Howell Evans o mejor conocido como The Edge junto al líder de la banda, Bono, es una crítica fuerte hacía esos necios por el derramamiento de sangre de personas inocentes que simplemente buscaban la Paz para Irlanda. Ambos músicos han declarado que la canción no contiene tintes políticos y que simplemente busca informar y discutir sobre estos actos que muestran que aún existen personas que razonan y reaccionan peor que animales sin rumbo. En especial la crítica de esta pieza iba hacía el Ejército Republicano Irlandés (IRA).

Durante las sesiones de grabación, en Junio de 1982 en los Windmill Lane Studios, en Dublín, el productor Steve Lillywhite le recomendó al batería Larry Mullen Jr. , al que se le había atragantado la intro, que utilizara un Click Track (una especie de metrónomo). La respuesta del batería fue un rotundo “no”.
Pasaban las sesiones, y el batería sudaba y sudaba buscando llegar al toque perfecto de la caja y el bombo. Hasta que apareció en el estudio, a petición del productor, Andy Newmark , que tocó la batería en Sly & the Family Stone y le enseño los secretos y las ventajas de usar un Click Track en el momento de grabar un solo. De esa manera Mullen logró sacar el intro que necesitaba sí o sí la canción. Pero Lillywhite era un detallista extremo, y tras escuchar los tambores decidió darle un sonido mas natural, como si estuviera tocando en un escenario. Para ello trasladó los micrófonos, los cables, una mesa de control y la batería a un pasillo de los estudios de grabación y de esa manera logró el resultado final: Un sonido limpio y con eco natural.

Una vez que tenían la parte instrumental lista, Lillywhite encontró que faltaba incluir algo más para hacerla mas notable y no tan monótona. Como aún quedaban días para entregar la cinta, los integrantes de la banda se dedicaron a experimentar sonidos, utilizar sintetizadores y agregar juegos de voces. Pero la solución ante ese problema llegó sin querer una mañana en que “The Edge” esperaba el bus en un paradero para ir rumbo al estudio de grabación. En esa fría mañana apareció a su lado Steve Wickham, un aclamado violinista irlandés que se sorprendió al ver al guitarrista de U2 en ese lugar. Tras una larga conversación, Wickham le preguntó, sin pelos en la lengua, si U2 necesitaba alguna parte de violín para alguna pieza del disco que estaban grabando. El guitarrista no lo pensó dos veces, y en la misma tarde de ese día ya estaba grabada la parte de un violín eléctrico en manos de Wickham. El problema estaba solucionado…

La canción cautivó a gran parte de Europa (donde se temía ser tachados por la censura en los medios) y también pegó fuerte en los Estados Unidos (llegó al puesto #7 del Mainstream rockero). Con el paso de los años, la canción tomó un sentido social mas fuerte y es considerada uno de los himnos mas importantes en favor de la paz mundial.
En el año 2003, en medio de la ceremonia donde The Clash fueron elegidos para entrar al Rock And Roll Hall Of Fame, uno de los encargados de los discursos fue el mismísimo The Edge, que se declaró fanático de esa mítica banda inglesa. En esa ocasión el guitarrista dijo: “No lo puedo negar. Canciones como ” Sunday Bloody Sunday ” no hubieran nacido si no fuera por The Clash.” Mas claro no podía ser…

Un año despues, la canción ingresó a la lista de las 500 mejores canciones de todos los tiempos hecha por la revista Rolling Stone, ubicándose en el puesto 268.
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someoneShare on Google+0
Puntúa esto
Loading Facebook Comments ...

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *