El humo que nos vendieron y que hoy seguimos respirando 2


plantas de biomasaDesde el año 2004 hasta el pasado año 2014 hubo un proyecto destinado a Cieza, mediante el cual se pretendía construir una planta de biomasa, capaz de producir unos 16 Megavatios de energía eléctrica a partir de los restos de podas agricolas y deshechos forestales. Esta planta sería capaz de generar electricidad para unos 25.000 hogares. Crearía unos 300 puestos directos de trabajo y casi el doble indirectos. Atraería a Cieza unos 60 millones de euros, cantidad financiada, casi en su totalidad por fondos europeos, la Comunidad Autónoma y la empresa Dalkia (empresa internacional del sector  de renovables y promotora de la planta).

Se realizaron los estudios de viabilidad técnica y económica (todos favorables). Se calculó que Cieza y alrededores producen unas 100.000 toneladas de residuos biológicos. El primer convenio con la Agencia de Gestión de la Energía de la Región de Murcia (ARGEM) para la recogida y almacenaje de biomasa se firmó a finales de 2005, y en septiembre de 2006 se firmó un segundo convenio, donde se ponían las bases para la construcción de la planta de generación de electricidad a partir de residuos leñosos.

En el año 2010, coincidiendo con la presencia en la dirección de ARGEM del ciezano Teodoro García, actualmente diputado en las Cortes Generales, se procedió a la cesión a dicha agencia de 40.000 m2 de terrenos municipales junto a la depuradora para la construcción de esta planta.

En nombre de Dalkia, José Antonio Alonso y José Fidel Saura presentaron en la Comunidad Autónoma el proyecto de una planta de biomasa en Cieza.

En diciembre de 2011, se reunieron con el presidente, Ramón Luis Valcárcel; y en enero de 2012, con el consejero de Presidencia, Manuel Campos.

Fué ese año cuando el gobierno aprueba la eliminación de ayudas a las energías renovables.

PUNTO DE INFLEXIÓN.

La empresa Dalkia, paraliza el proyecto. Dejando en vía muerta todos los acuerdos firmados.

La muerte y sepultura de este proyecto se escenificó en 2014 cuando, en pleno ordinario, se aprobaba la devolución de los terrenos cedidos a la desaparecida ARGEM al Ayuntamiento de Cieza.

Fin del cuento.

La mayoría de proyectos realmente innovadores, respetuosos, con visión de futuro y viables, acaban muriendo, fruto de la desidia. Cuando no es rentable (“pelotíferamente” hablando) un proyecto, simplemente lo dejamos a la deriva y que se hunda en silencio, por su propio peso.

Mientras hubo quien si vió las posibilidades que ofrecía la biomasa (ejemplo, Tabuyo del Monte), no sólo para la economía, sino para el bienestar social, el medio ambiente y en definitiva un mejor nivel de vida. En Cieza (y gran parte de España) se apostó por otro sistema económico, social y medioambiental. Ejemplos como El centro de Interpretación de Almadenes y el Paseo Ribereño muestran el sistema elegido por Cieza para ¿reactivar? la economía y poner en valor nuestro entorno: Captar dinero, invertirlo en algo que no se necesita, sobredimensionar los costes y abandonarlo a la  espera que alguien lo acabe y lo ponga en funcionamiento.

Sinceramente, creo que hay otra forma de hacer las cosas. No hacen falta grandísimas inversiones para hacer proyectos que reviertan en nuestro entorno.

60 millones de Euros, para Cieza, es a todas luces una inversión inasumible sin contar con financiación ajena. Pero ¿que nos parecería una central de biomasa por menos 1 millon?

Lo que se pretendía hacer en Cieza era una central eléctrica a base de biomasa. Si cambiamos el concepto y simplemente creamos la infraestructura para crear biomasa (pellets, briquetas…), el proyecto cambia de color.

La elaboración de biomasa para consumo, no crearía tantos puestos de trabajo (aunque no andaría tan lejos de los previstos para la central eléctrica), pero nos permitiría un mayor abanico de posibilidades:

  • Medio Ambiente: Los residuos agrícolas serían convertidos en combustible en lugar de ser quemados. Con este combustible se podría estudiar la posibilidad de calentar las plantaciones en los días de helada(mucho menos contaminante), en lugar de quema de alpacas de paja.
  • Limpieza: Se podría  mantener el entorno limpio de todo residuo biológico, reciclándolo para el consumo.  Punto importante: La tan demonizada caña de toda la vida (Arundo Donax), es la segunda planta del mundo que mas eficientemente puede usarse como biocombustible. Cieza esta plagada de ellas, las cuales habría que sumar a las  100.00 toneladas de residuos agrícolas que se estimaron en estudios anteriores. Podría casi doblar la cantidad de kilos que se estimaron inicialmente.
  • Economía: El combustible obtenido podría usarse en todas las instalaciones municipales, así como en los hogares. Esto revertiría en un ahorro en otros combustibles que no dejan huella económica en Cieza como la electricidad y el gasóleo. Calefacciones y estufas de pellets, que a su vez podrían adquirirse (promocionado y subvencionado por el Ayuntamiento) en comercios de Cieza, cerrando así el círculo económico al ámbito local.
  • Laboral: Con una inversión no muy elevada, podrían crearse una buena cantidad de puestos de trabajos duraderos, tanto en fabricación, recolección y distribución y venta.
  • I+D+I: Obviamente,  a parte de lo ya comentado de biomasa, sería de gran importancia continuar en la senda de biocombustibles y energías alternativas. Biodiesel a partir de aceite reciclado, mas económico y menos contaminante que los actuales, a la par que muy fácil de procesar. Desarrollo de estructuras eólicas y solares de calado municipal que, en definitiva, nos permitan ser un poco mas independientes energéticamente, para invertir ese gasto en otros conceptos de mejora de nuestro pueblo y por ende de sus gentes.

Lo anterior, es simplemente la punta del iceberg.

Si cambiamos el concepto de la empresa actual, la cual persigue solo el beneficio económico del empresario, por un concepto de empresa municipal y pública que persiga el bienestar general, demográfica y medioambientalmente hablando, da igual que la empresa no obtenga beneficios.  Cerrando los períodos con beneficios planos o con una pequeña pérdida asumible, lo que revierta económica y socialmente en cada uno de los ciudadanos, será lo suficiente como para catalogarla como un éxito.

Es cuestión de voluntad, como siempre.

Carlos J. Lucas Gonzalez (Redacción)
Juan José Camacho Ríos (Idea y Documentación)

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someoneShare on Google+0
Puntúa esto
Loading Facebook Comments ...

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “El humo que nos vendieron y que hoy seguimos respirando

  • Pascual Lucas Motellón
    ¿Que te Parece?

    La idea es digna de estudiarse detenidamente, pero la herencia que el PP ciezano dejo, es tan venenosa, que no permitira al actual equipo de gobierno levantar cabeza en los cuatro años de gobierno que le quedan,…..

  • José Motellón Martinez
    ¿Que te Parece?

    Una Central de Bio-masa es un proyecto muy serio, capaz de generar varios puestos de trabajo (directos e indirextos). Pero quien se proclame como defensor de la creación de puestos de trabajo, se está colgando la etiqueta de anti-sistema. Pienso, salvo mejor consideración, que en Cieza os hace falta hacer un proyecto para una Ciudad de la Justicia. Ah, se me olvidaba, si decidís llevar a efecto este proyecto, no olvideis de contactar con Puyol Family, que es la firma mas seria en este terreno. Si os diera comunicando, tratar de contactar con el señorito Bárcenas. Bueno, si comunicara este, contactar con migo, pués tengo en agenda a otros, también cualificados