Ecologistas en Acción critica los trabajos de restauración ambiental realizados en el río Segura por Acuamed en Cieza


La organización ecologista habla de “chapuza” y recuerda que esta actuación fue “vendida” como una recuperación ambiental modélica.

detalle de varios Populus Italica plantados en la margen izquierda. En el paraje de La Isla. Hay otros puntos en los que también se han plantado esta variedad de jardinería.

Detalle de varios Populus Italica plantados en la margen izquierda. En el paraje de La Isla. Hay otros puntos en los que también se han plantado esta variedad de jardinería.

Ecologistas en Acción ha calificado los trabajos de restauración y recuperación del bosque de ribera que han llevado a cabo Acuamed en Cieza, de “chapuza y tomadura de pelo”

Estos trabajos forman parte del proyecto de recuperación ambiental del río Segura a su paso por Cieza proyectado por Acuamed, y cuya adjudicación recayó en la también empresa estatal Tragsa. Las actuaciones ahora llevadas a cabo han consistido en la reposición de marras (fallos) de la anterior plantación realizada.

Desde la organización ecologista lamentan que “se ha secado un porcentaje muy alto de planta, y la

Detalle de un árbol seco de gran porte (14 cm aprox. de perímetro) que se ha sustituido por un planta de alveolo

Detalle de un árbol seco de gran porte (14 cm aprox. de perímetro) que se ha sustituido por un planta de alveolo

inmensa mayoría ha sido por abandono y falta de mantenimiento durante todo este tiempo”. Es una vergüenza, añaden, que “árboles de más de 4 metros de porte se hayan secado porque, desde que se plantaron hace un año, no han tenido mantenimiento”.

Los ecologistas explican que los trabajos ahora realizados consistían en reponer los fallos de la planta, pero lo que se ha hecho ha sido sustituir árboles secos de 4 metros de altura, por ejemplares de alveolo que apenas levantan del suelo unos centímetros.

Pero no sólo eso, también critican que se han dejado cientos y cientos de fallos sin reponer. Sólo en un tramo de un kilómetro aproximadamente dicen haber contabilizando más de 700 alcorques vacíos, sin replantar.

En cuanto a la planta empleada, continúan, “se han introducido especies en el río (como el romero) que no corresponden a este tipo de hábitat, y se han plantado variedades de jardinería, como el Populus Itálica, a pesar de que está absolutamente prohibido.”

Detalle de plantación de un pequeño romero en sustitución de un árbol seco. El romero no es una planta de bosques de ribera.

Detalle de plantación de un pequeño romero en sustitución de un árbol seco. El romero no es una planta de bosques de ribera.

Desde la organización ecologista denuncian tanto el modo en que Acuamed y Tragsa han actuado en un medio natural, como la negligencia de los organismos públicos que debían vigilar e inspeccionar la ejecución de estos trabajos. Y recuerdan que este proyecto, con un presupuesto cercano a los 4 millones de euros, pagado con dinero de todos los ciudadanos, fue “vendido” como una recuperación ambiental modélica, que ahora se muestra como una chapuza.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someoneShare on Google+0
Puntúa esto
Loading Facebook Comments ...

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *